Artrosis cervical

Artrosis cervical

Definición

La artrosis cervical, también conocida con el término médico de Espondilosis,  es un resultado común del envejecimiento, pues es una enfermedad que resulta del desgaste general que se produce en las articulaciones y los huesos de la columna vertebral en las personas mayores, especialmente alrededor del cuello, lo que provoca que los discos amortiguadores entre las vértebras de la columna vertebral y la parte superior del cuello pierdan elasticidad, generándose depósitos óseos en las vértebras, y un dolor crónico en quienes sufren de este problema

artrosis-cervical

Causas

La artrosis cervical se produce normalmente con el avance de la edad, aunque generalmente no tiene síntomas. Tiene lugar en el 15% de las personas de alrededor de veinte años y en el 85% de todos los pacientes mayores de 60 años. Se estima que casi todos los hombres y las mujeres mostrarán signos de tener espondilosis cervical en las radiografías en el momento en que alcancen la edad de 70 años

Síntomas

Los síntomas de la Artrosis Cervical a menudo se desarrollan lentamente con el tiempo, pero pueden también comenzar o empeorar de repente, sin previo aviso. El dolor puede ser leve, o puede ser profundo y tan grave que la persona es incapaz de moverse.

Usted podrá sentir el dolor en el omóplato, cerca del hombro, o quizá el dolor pueda extenderse a la parte superior del brazo, el antebrazo o los dedos (esto último, muy poco común).

El dolor puede empeorar después de estar parado o sentado, por la noche, al estornudar, toser o reír, o al doblar el cuello hacia atrás o caminar más de unos pocos metros.

Usted también puede experimentar debilidad y contractura en ciertos músculos. A veces, usted esto no lo nota hasta que su médico lo examina. En otros casos, se dará cuenta de que tiene dificultades para levantar el brazo, apretar con una de sus manos fuertemente, u otros tipo de problemas

Sólo algunas personas experimentan sintomas relacionados con la artrosis cervical. Otras tienen muy marcada la espondilosis cervical en una radiografía y no poseen ningún síntoma.

radiografía-artrosis-cervical

En algunas personas, sin embargo, los cambios que se producen en las articulaciones cervicales pueden ser responsables de la rigidez y del dolor en el cuello que puede también extenderse a los hombros y a la base del cráneo

Este aumento del dolor en el cuello es un indicador clave de la presencia de la Artrosis o Espondilosis Cervical. Puede ser el único síntoma en muchos casos. Los exámenes muestran que la capacidad de flexionar o girar la cabeza hacia los costados se encuentra limitada. La pérdida de sensación o debilidad indica un daño a ciertos nervios o a la médula espinal.

La Artrosis Cervical progresa con la edad y los pacientes desarrollan una disminución en el rango de movimiento en todas direcciones, aparte de mielopatía (degeneración de la vaina de mielina de los nervios) que conduce a debilidad, atrofia, dificultad en el uso de los pequeños músculos de las manos y pérdida de la sensibilidad en las extremidades.

La Artrosis Cervical puede tener consecuencias y complicaciones:

  • Dolor crónico de cuello
  • Mareos
  • Pérdida progresiva de función o sensibilidad muscular
  • Debilidad muscular, ya que los músculos responsables de mantener el cuello en posición erecta se pueden debilitar.
  • Pérdida de sensibilidad, ya que los huesos del cuello aplican presión sobre los nervios que pasan por ellos y esto puede causar la pérdida de sensibilidad en el brazo o los dedos.
  • Incapacidad para retener las heces (incontinencia fecal) o la orina (incontinencia urinaria)
  • En casos extremadamente severos, si la médula espinal se ve afectada, habrá pérdida de equilibrio y pérdida de la vejiga y del intestino

Tratamientos

El tratamiento de la Artrosis Cervical consiste en tratar el dolor.

Esto se puede hacer a través de fisioterapia, hipertermia profunda, masajes, y a través de ejercicios de movimiento y estiramientos, todo lo cual se puede utilizar para controlar el dolor y mantener la función músculo-esquelética ; para restaurar el rango de movimiento, la flexibilidad y el fortalecimiento en algunas personas.

En casos extremos, cuando el dolor es demasiado fuerte, se puede proceder a realizar una cirugía, aunque su efectividad es relativa y puede ocasionar otros problemas

Prevención y buenas prácticas

Una rutina de ejercicios bien planificada puede prevenir y reducir los síntomas de la Artrosis Cervical.

Realice estos ejercicios y estiramientos básicos para tratar el dolor, y dedique entre 10 y 15 minutos al día yendo a través de toda la rutina para el máximo alivio.

Para cada uno de estos ejercicios para el cuello, usted debe estar cómodamente sentado con los hombros, el cuello y la mandíbula lo más relajados posibles.

  • Doblado del cuello: Sentado o parado, mantenga el cuello recto. Ahora doble el cuello hacia un costado, manteniendo la vista al frente, hasta que no se sienta un poco de alivio en el dolor de cuello. Asegúrese de que su cuello no se mueva hacia atrás o hacia adelante. Comience doblando el cuello hacia el lado derecho y luego hacia el lado izquierdo. Haga una serie de 10 repeticiones de flexiones laterales para aliviar el dolor producido por la artrosis de cuello.
  • Rotacion lateral de cuello: Sentado o parado, mantenga el cuello recto. Ahora mueva la cabeza hacia su derecha, sin mover la cabeza hacia atrás o hacia delante, hasta que no se sienta una especie de estiramiento. Gire primero el cuello hacia el lado derecho y luego hacia el lado izquierdo. Haga una serie de 10 repeticiones de flexiones laterales del cuello para aliviar el dolor.
  • Movimiento de hombros: Eleve sus hombros lo más alto posible y luego déjelos caer por completo. Repita este movimiento 5-6 veces. Luego, incline los hombros hacia atrás en un movimiento circular (levante los hombros hacia arriba, inclínelos hacia atrás, déjelos caer, y luego llévelos de nuevo hacia delante). Repita este movimiento de 5-6 veces, y luego mueva sus hombros en un movimiento de avance circular (similar al anterior, pero hacia delante). Todos estos movimientos del hombro lo ayudan a relajar los músculos de su cuello y espalda. Observe cómo se siente cuando los músculos están relajados y trate de mantenerlos de esa manera.

La Artrosis Cervical puede alterar la rutina normal de ejercicios porque los movimientos pueden ser dolorosos o incómodos. Si ese es el caso, cambie a un ejercicio de bajo impacto como nadar o andar en bicicleta. Es importante que se mantenga en buena forma física, ya que puede ayudar a retardar la progresión de su enfermedad y mitigar los síntomas dolorosos.

Ven a tu centro de fisioterapia Carlos Ayllón y te asesoraré personalmente en la resolucíon de tu problema músculo-esquelético. Estoy en Barcelona Eixample Esquerra, en París 75bis-Bajos, en la esquina entre C/Paris y C/Viladomat.
Si necesitas un buen masaje llamame a cualquier hora, telf. 677543528.

About these ads